domingo, 5 de abril de 2020

El 5 de abril de 1942 en las Ventas de Madrid Antonio Bienvenida




Por; ‎Gloria Muñoz‎

El 5 de abril de 1942 fue el día programado para que tomara la alternativa en las Ventas de Madrid Antonio Bienvenida , en un mano a mano con su hermano Pepe Bienvenida, quien sería su padrino y testigo a la vez.

La corrida causó muchas espectativas, con todos los boletos de la plaza agotados y con la ganadería de Miura anunciada.

Cuando llegaron los astados al coso sucedió que algunos se pelearon entre ellos, por lo que se consideraron como no aptos para la lidia, la empresa determinó sustituir a esos toros por ejemplares de otros hierros. Los hermanos Bienvenida estuvieron en desacuerdo y dijeron que no toreaban, que se suspendiera la corrida.

Ambos querían matar solo Miuras y Antonio deseaba doctorarse con ellos. El motivo era que no
querían dar lugar a malos comentarios que cuestionaran si el cambio de los toros escondía trampa.

La Autoridad, en consecuencia, ordenó que apresaron a ambos.
A los hermanos Bienvenida lo que más les importaba era dar la cara, eran hombres de honor. Así que se fueron a la cárcel por querer matar Miuras .

Después de tres días impedidos de su libertad, la empresa logró llevar más toros de Miura hasta Madrid.
La alternativa esperada tuvo lugar el día 9 de abril.


“ Pa “ el que no quiere arrimarse, no hay toro bravo, todos son mansos.










Por; Luis Muñoz Palomo




REFRÁN TAURINO.

Lo bien toreao, es lo bien arrematao.

LINARES SE LO LLEVÓ Y LINARES NOS LO DEVUELVE.

Hoy voy a contar una anécdota de la que yo fui testigo . Hasta que tuve 14 años mi ilusión era ser
torero, frente a mi casa en calle Los Riscos 35 en Linares, un poquito a la izquierda vivía un empresario Taurino llamado Don José Moya, empresario de la plaza de toros de Linares, este hombre me veía torear en la puerta de mi casa y le gustaba, yo tenía dos espectadores fijos todas las tardes, Don José y el torero local Juan Sánchez Saleri. Don José y su señora Olga me querían mucho, no tenían hijos y yo visitaba su casa con frecuencia, Don José me regalaba carteles de toros, entradas y objetos Taurinos, un día me dijo que me iba a poner en una becerrada y yo soñaba con que me pusiera junto a Zurito y El Puri, dos niños cordobeses que torearon muchas becerradas en Linares. Por problemas que como yo no estaba delante no puedo asegurar, Don José desapareció de la noche a la mañana de Linares y me quedé sin padrino.
Años después como todos mis paisanos de la época saben, me dio por el fútbol, también lo practicaba,acordándome siempre de los toros. Un gran zapatero de Linares sacaba todos los Domingos y festivos en Verano, varios equipos de fútbol para jugar en las ferias de los pueblos de la provincia con el nombre de Español de Linares, este buen hombre era Juanito Vargas.
Yo todos los sábados cuando eran las once de la mañana me llegaba a la zapatería para informarme adonde íbamos a jugar el Domingo y la hora de salida. José Fuentes Sánchez, trabajaba en la mencionada zapatería cosiendo zapatos. Un Sábado estando yo en la zapatería, llegó Fuentes tarde a trabajar, se puso su mandil y se sentó en aquellas sillas bajas dispuesto a seguir con la tarea, Juanito Vargas le llamó la atención y muy mal hecho por su parte le echó una pequeña bronca delante de los presentes. Fuentes ni corto ni perezoso con su chulería que la tenía, se levantó de la silla tiro el mandil en lo alto del mostrador que había delante y le dijo a Juanito Vargas:
La próxima vez que venga por aquí, será como figura del toreo, y se marchó.
Juanito Vargas que era una gran persona, meses después, estaba en la plaza de toros de Linares con una gran pancarta que decía:
La familia Vargas está contigo José Fuentes.
En muy poco tiempo, José Fuentes se convirtió en novillero de postín con el lanzamiento de LINARES SE LO LLEVÓ Y LINARES NOS LO DEVUELVE. Alusivo a Manolete, José Fuentes tomaba la alternativa en Málaga como padrino Ordoñez y de testigo Corbacho, Antonio Ordoñez no se podía creer el baño que le pegó el toricantano. Como perro viejo, se la guardó y en la confirmación al año siguiente en Madrid, a Fuentes le tocó llorar. Porque el padrino Ordoñez sentó cátedra delante del mismo testigo Carlos Corbacho.
Estos fueron los comienzos de un gran torero, de un torero de Linares que tiene en su haber el reconocimiento de su tierra y en su poder, no estoy seguro si son ocho o nueve trofeos de Manolete en la feria de San Agustín de Linares. Este torero sí brindó a su pueblo desde América un toro en corrida televisada. GRANDE FUENTES.

LA VERDAD EN SU LUGAR.

En cierta ocasión, después de efectuada la prueba de caballos en la plaza de toros de Las Arenas de Barcelona, departía el famoso piquero Manuel Zurito con varios críticos y aficionados en un café inmediato al Círculo Taurino.
Y al recaer la conversación sobre la mala suerte que venía siguiendo los pasos a un notable diestro de la época, porque, según dijo alguno, solamente tropezaba con mansos, hubo de exclamar el citado piquero:
¿ Que queréis ustedes que les diga ? Cuando un torero tiene tan a menudo esa desgracia, “ Pa “ mi que tiene otra mayor.
¿ Cual Manuel ? Le preguntaron. Pues que ha perdido la valentía y no se arrima. Y “ Pa “ el que no quiere arrimarse, no hay toro bravo, todos son mansos.


sábado, 28 de marzo de 2020

Sevilla. Real maestranza de caballería Manuel Escribano indulta al toro Cobradiezmos

Cobradiezmos indultado, ahora semental.



Sevilla. Real maestranza de caballería Manuel Escribano  indulta al toro Cobradiezmos Manuel Escribano, el de un ganadero, Victorino Martín, el de los miles de aficionados que casi llenaban los tendidos de la plaza, el de los cientos de miles que a través de la magnífica retransmisión de Canal Plus Toros, y en todo el mundo, veíamos la corrida por televisión o a través de Internet en multitud de dispositivos móviles, como se lleva en estos tiempos; Apareció el pañuelo naranja en el palco presidencial: INDULTO para “Cobradiezmos”, un precioso cárdeno de 562 Kg de la ganadería de Victorino Martín.


lunes, 16 de marzo de 2020

DOS GESTOS HISTÓRICOS DE JOSELITO Y UNO DE GUADALUPE.




REFRÁN TAURINO.

De buena vaca y buen toro, no puede salir mal ganao.

DOS GESTOS HISTÓRICOS DE JOSELITO Y UNO DE GUADALUPE.

Para la historia quedaron dos gestos que certificaron el amor que José Gómez Ortega “ Joselito El Gallo “ sentía por Guadalupe, la hija del ganadero Pablo Romero. Uno fue la fotografía que Joselito se hizo junto al retrato que el pintor Miguel Ángel del Pino le había hecho a las tres hermanas Pablo Romero y que se presentó en la gran exposición primaveral que organizó el Ateneo de Sevilla en los jardines del Ayuntamiento. Enterado Joselito se fue rápido a la exposición y se hizo una fotografía junto al cuadro para que se viera al lado de Guadalupe.
El otro gesto de Joselito, fue el brindis de uno de sus toros que le hizo a Guadalupe en la plaza de
toros de Bilbao, para hacer público su amor.
También quedó para la historia el gesto de Guadalupe. Se contaba que cuando llegaron los restos mortales del torero a Sevilla, la ciudad entera se echó a la calle vestidos de luto y llorando. Una mujer joven y bella vestida de negro de los pies a la cabeza y como si estuviera cantando una saeta, gritó con todas sus fuerzas:
¡¡¡ JOSELITOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO !!! antes de caer al suelo desmayada. Era la niña Guadalupe, el gran amor de Joselito. La mujer que se quedó soltera y hasta su muerte no faltaron rosas rojas en el mausoleo del torero, dejando dicho en su testamento que jamas faltaran rosas rojas en la tumba del torero.
El padre de Guadalupe Pablo Romero, tenía una gran amistad con Joselito pero, no aceptaba al torero para su hija por ser de etnia gitana.

VANIDAD PROFESIONAL.

Manuel Martinez era el nombre de un individuo que existía en Madrid hacia el año 1835, y se dedicaba a múltiples actividades, era cantaor, bailaor, guitarrista y cachetero en la plaza de toros que existió en La Puerta de Alcalá de Madrid. Ninguno de tales ejercicios tenía trascendencia; pero el hombre era tan conocido en aquellos menesteres como el Conde de Toreno o Mendizabal, políticos de primera fila por entonces.
Se pagaban muchos de sus aciertos como puntillero, y en cierta ocasión, ponderando su habilidad dijo en una taberna ante varios compinches suyos:
Yo no soy un puntillero de esos de tres golpes y repique, si no de uno solo y se acabó.
Y a partir de tan sensacional declaración, por el “ Se acabó “ le conocieron todos y con tal apodo fue designado siempre.

¿ Que quiso expresar el hombre
cuando dijo “ Se acabó “ ?
pues la cosa está bien clara:
“ Para puntillero yo “